Y tropecé de nuevo con la misma piedra: 10 errores que han cometido (casi) todas las empresas en su comunicación
//20 noviembre 2015

El sector de la comunicación avanza a pasos agigantados. Hace apenas 20 años surgían los primeros gabinetes de prensa, cuyo cometido principal era atender las peticiones que los periodistas hacían sobre su empresa o institución. Después, al día siguiente, dedicaban buena parte del tiempo a revisar qué habían publicado esos medios. Y poco más.
Pero lo cierto es que en estos años el sector de la comunicación ha evolucionado mucho. Los gabinetes de prensa han pasado a ser gabinetes de comunicación y el trato con los medios ahora es solo una parte de su trabajo. Además, deben gestionar contenidos de web, redes sociales, eventos, y en definitiva, ser capaces de encauzar toda la comunicación de su organización.
Con este cambio, han entrado a formar parte de estos departamentos personas ajenas a los medios de comunicación y a la forma de pensar/trabajar de los periodistas. Excelentes profesionales que, sin embargo, adolecen de experiencia en el trato con los medios. Y no podemos olvidar que los medios son los que siguen marcando la agenda del día.
Así que ahora tenemos muchas más empresas gestionando comunicación, lo que nos permite conocer cómo la trabajan. Después de muchos años trabajando con empresas y clientes de todo tamaño y condición, lo cierto es que vemos algunos errores que se repiten de forma habitual en los máximos responsables de organizaciones:

  1. Los periodistas van a publicar lo que nosotros queramos o la verdad es mi verdad: Es importante saber cómo funciona un medio de comunicación y también un periodista. Él se debe a su empresa, a la línea editorial que marque y a los procesos de trabajo que ya tiene establecidos. Lo más correcto es conocerle, saber cómo funciona y qué necesita. Es decir, adaptar nuestra información a lo que él busca, pues solo el periodista decide qué es noticia y qué no lo es. Y no suelen equivocarse.
    2. Insistirle a un periodista en que publique algo. Si un periodista ha decidido que algo no es noticia, es mejor no insistir. Hacerlo conlleva que, a la próxima, el periodista crea que lo que le ofrecemos como información tiene menos valor del que realmente tiene.
    3. No me hace falta estar prevenido para la comunicación de crisis: Un fallo que cometen muchas organizaciones, no tener previsto cómo actuar en caso de crisis. Es cierto que algunas crisis son difíciles de prever, pero otras no. Si soy una compañía aérea, debo prever un accidente de un avión. Y así con cada compañía. La comunicación de crisis funciona cuando hemos previsto y preparado su tratamiento.
    4. No trabajar los temas con los medios, no mantener una relación fluida con ellos. Los periodistas son personas. Este hecho evidente a veces parece ser olvidado por algunas empresas o departamentos de comunicación. Mantener una relación fluida con ello, atender sus llamadas y peticiones (aunque no puedas darle respuesta a todo lo que pide), y no llevar al terreno personal decisiones profesionales ayudan a que todo fluya. Y sin duda, mejoran la comunicación de la empresa.
    5. No querer dar información. Ocurre muy habitualmente que un directivo no quiere facilitarnos información sobre un tema determinado y la única respuesta que se pueden dar a un periodista es: “no podemos darte información”. Es mejor dar algo de información, aunque sea poca o menos relevante.
    6. Pensar que los periodistas van a publicar información sobre mis productos o servicios. No lo olvidemos: los medios tienen espacios publicitarios para los anuncios. Si queremos publicar algo de este tipo, debemos usar la publicidad. Las notas de prensa, entrevistas y artículos de opinión no son para vender productos.
    7. No preparar la información para cada medio en función de su tipología. A la hora de enviarles información, un medio y un periodista agradecer mucho que sepas qué tipo de medio es, su periodicidad o conozcas sus secciones. Y sobre todo, que le mandes información ajustada al tipo de noticias que él hace.
    8. Pretender revisar el trabajo del periodista antes de que se publique. Es una de las peores cosas que puedes pedirle a un periodista: revisar su trabajo. Él ya tiene un jefe que se lo revisa, así que debes confiar en que hará el tratamiento más adecuado. La clave: preparar bien la entrevista o comunicado y no dar lugar a interpretaciones erróneas.
    9. Menospreciar el papel de las redes sociales. Se han convertido en un canal fundamental de comunicación, así que debemos gestionarlas de forma profesional
    10. Pensar que cualquiera puede gestionar la comunicación, incluido mi primo o mi secretaria. Un gran error, se requieren conocimientos y experiencias que solo quien ha trabajado en medios o ha gestionado comunicación sabe.

En definitiva, lo acertado y el camino seguro al éxito de cualquier organización es contar con profesionales de la comunicación que la gestionen bien. En juego está lo más importante: la imagen de nuestra empresa.