¡Pánico: tengo una crisis de reputación! Cómo evitar el ‘efecto avestruz’
//14 octubre 2015

Admitámoslo, antes o después llegará. Las crisis son inherentes a las empresas, e incluso al ser humano. El ciclo de la vida consiste en eso: subir y bajar montañas y aprender por el camino. La vida de cualquier empresa va a estar llena de sobresaltos: unos buenos pero otros no tanto.

Si son cosas cotidianas, contra las que podemos luchar, perfecto.

El problema llega cuando nos estalla una crisis en la cara y no la hemos visto venir. El ‘marrón’, muchas veces, puede afectar a mi negocio.

Y precisamente de ese ‘marrón’ es del que quiero hablaros hoy, de esas crisis que trascienden y pueden hacernos perder clientes o empañan nuestra imagen.

¿Qué hacemos para que no nos ocurra?

Bueno, aunque parezca contradictorio, las crisis se pueden prever.

‘¡Imposible!’, pensará más de un directivo.

Error. Me ratifico: las crisis son previsibles. Y solo si hemos previsto una crisis podremos ‘capearla’ como toca.

Pero, ¿y cómo la vemos venir?

Muy fácil. Pensando desde ya qué cosas nos podrían ocurrir que arruinaran nuestro negocio. Si somos una empresa de alimentación, tendremos que pensar en intoxicaciones alimentarias, retirada de productos, denuncias de consumidores, inspecciones sanitarias no superadas….

Y así en cada caso.

Vale, ahora ya tenemos claro, ¿pero qué preparamos y cómo?

En primer lugar, debemos definir quiénes serán los portavoces, aquellos que hablen ante los medios y la opinión pública de lo que está ocurriendo.

A continuación deberemos tener muy claro que, en medio de la crisis, debemos dar información actualizada al instante. La transparencia debe ser, más que nunca, nuestro objetivo.

Y por último, debemos atender las peticiones de medios de comunicación. Ellos van a ser nuestro altavoz con la sociedad.

Si esta situación la gestiona un experto en comunicación, la crisis será menos crisis. Y sobre todo, no dará al traste con nuestro negocio. Es más, hay muchas empresas que han salido reforzadas tras una crisis.

Y tú, ¿ya estás preparado para tu crisis?